El fiscal general de España, José Manuel Maza, solicitó que la Fiscalía catalana abra procedimientos de enjuiciamiento a los alcaldes que apoyen o cedan espacios para la realización del Referendo Independentista del próximo 1 de octubre.

Por su parte, el rey de España, Felipe VI, respaldó la posición del Ejecutivo dirigido por Mariano Rajoy, al declarar en un discurso que “la Constitución prevalecerá sobre cualquier quiebra”.

El monarca insistió en que “los derechos que pertenecen a todos los españoles serán preservados” frente a “quienes se sitúan fuera de la legalidad constitucional y estatutaria”.

Para cumplir el dictamen del Constitucional, Maza, en un oficio dirigido a los fiscales jefes de Cataluña, pidió que, en el caso de que no comparezcan esos alcaldes, se debe reclamar su detención.

 También dijo que en la apertura de diligencias tengan preferencia aquellos que tengan más población.

Ante este desafío, el monarca insistió este miércoles en que la “convivencia democrática” alcanzada en España “después de muchos sacrificios” y gracias “a la generosidad de todos” solo es posible “si las leyes que la regulan y organizan son atendidas y cumplidas por los ciudadanos y por las instituciones; si los derechos y libertades de los ciudadanos son tutelados y respetados por los poderes públicos”.